Ostiones gratinados al vino blanco

La receta que traemos en esta ocasión para ti es de lo más exquisita e ideal para degustar en todo tipo de ocasiones. Anímate a prepararla y te aseguramos que los invitados que tengas a la mesa, van a terminar chupándose los dedos, sobretodo si son amantes de los mariscos. Estos riquísimos ostiones gratinados al vino blanco son muy fáciles de preparar y también bastante suculentos.

ostiones

Para esta receta te harán falta los ingredientes a continuación:

  • Una docena de ostiones frescos
  • 1/2 taza de salsa blanca
  • 1 cucharada de cebolla triturada
  • Queso rallado
  • Crema
  • Vino blanco
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta

Pasos para preparar ostiones gratinados al vino blanco

  1. El primer paso es sacar todos los ostiones de sus conchas y proceder a limpiarlos bien. También has de lavar las conchas perfectamente, ya que vamos a usar todo.
  2. Pon una cucharada generosa de mantequilla dentro de una cacerola y cuando se esté derritiendo, agrega la cebolla para freírla. Espera a que cambie de color.
  3. Cuando la cebolla esté bien doradita, verte en la cacerola media taza de vino blanco junto con la salsa blanca y remueve bien, mezclando ambos ingredientes.
  4. Añade dos cucharadas de grandes de crema y una pizca de sal y pimienta. Seguirás mezclando todo en cocción, hazta que consigas una especie de salsa espesa.
  5. En una sartén aparte, pondrás otra cucharada de mantequilla y procederás a freír los ostiones fuera de sus conchas. La carne debe quedar bien tiernita.
  6. Vuélvelos a poner en sus conchas y verte encima de cada uno, un poco de la salsa que has preparado. Espolvorea queso rallado por encima.
  7. Ponlos en una bandeja previamente engrasada y mételos a cocer al horno, hasta que el queso y la crema se gratinen. Cuando estén listos, sácalos y espera a que se templen para servir.

Este platillo es ideal para acompañar con una buena ensalada verde.